Il_grande_silenzio_poster

Sergio Corbucci: El gran silencio

El gran silencio (Il grande silenzio, 1968) es la mejor película del director italiano Sergio Corbucci junto con su famosa Django.

Il_grande_silenzio

El director nos muestra a un cazarrecompensas solitario, y mudo, que sirve venganzas a diestro y siniestro como cometido en la vida para “sacar dinero”, y para calmar su sufrimiento, su rencor, y su sed de venganza. El Salvaje Oeste, donde se puede matar sin problemas por defensa propia, y por venganza, y donde el sheriff lo único que hace a veces es estorbar. La novedad más notable que nos ofreció Corbucci en esta película fue el cambio del escenario típico de los Spaghetti Western, aquí no hay tierra, barro, polvo, tumbleweeds o matojos rodantes, ni desiertos sin fin, sólo hay nieve, la de la gran tormenta de nieve que sufrió especialmente el sur de Estados Unidos en 1899.

El italiano escogió para el papel de silencioso cazador de recompensas (el bueno) al actor francés Jean-Louis Trintignant, siendo la única película en la que trabajaron juntos. Entre los últimos trabajos de Trintignant, quien sigue en activo aunque cada vez con menor intensidad (cuenta en su haber con 138 películas), cabe destacar su último trabajo en el último largometraje de Michael Haneke (gran entusiasta de El gran silencio), Amour (2012).

Que el personaje sea mudo responde más bien a una broma de Corbucci, al llevar al extremo aquello de que los forajidos y leyendas del oeste nunca solían hablar mucho. Aparte, también se cuenta que Trintignant dio el sí con la condición de que no fuera necesario aprenderse ningún dialogo. Otra “broma” del director sería el hecho de que los personajes que más simpatizan con el público, como el propio Silencioso, no salgan “bien parados”, como todo el mundo espera, algo que en cierto modo se agradece.

Para el papel de Loco (el malo), el italiano contó con el secundario Klaus Kinski, quien ya tenía experiencia en Spaghetti Westerns, concretamente en la segunda película de la trilogía de “El hombre sin nombre” de Sergio Leone, Per qualche dollaro in più (La muerte tenía un precio) de 1965, y en El Chuncho, quien sabe?, del italiano Damiano Damiani en 1966.

Las voces del doblaje a español no son lo mejor, especialmente la de Klaus Kinski, pero eso es lo que hay.

La música, como no, viene de la mano de “el hombre que nunca descansa”, Ennio Morricone, que aunque no sea una de sus obras más interesante y famosas, cumple perfectamente con su cometido.

Como curiosidad, las escenas se grabaron de noche para disimular la nieve falsa, y en algunas escenas se utilizó espuma de afeitar para realzarla.

El gran silencio (Il grande silenzio), 1968, 105 min.

Compártelo... Share... Share on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Síguenos

Recibe cada nuevo artículo de este blog en tu correo.

Únete a otros 25 seguidores: