Rosendo Vergüenza torera - Portada

Entrevista a Rosendo

El casi siempre diplomático músico madrileño nos habla de su último disco “Vergüenza torera” (Warner Music 2013), además de contestarnos a otras cuestiones de interés social y nacional. Rosendo, que sigue sin creer en “movidas”, se encuentra promocionando su último trabajo, un disco con algunas letras más directas de las que nos tiene acostumbrados, y que conserva su fuerza instrumental sin importar los años. 60 años y abuelo, Rosendo piensa seguir dándolo todo tanto en el estudio como en directo.

B.C. Bueno, pues muy buenas Rosendo, ¿qué tal, cómo andamos?

R. Andamos medianamente bien, que no es poco.

B.C. Decimoquinto disco bajo el brazo, Vergüenza Torera, título explícito y algunos versos más directos y sinceros, ¿qué tal te ha sentado este disco?

R. Pues, viendo la acogida que ha tenido me ha sentado mejor de lo previsto.

B.C. Se acabó la aventura de DRO como tal, y segundo álbum directamente con Warner Music. ¿Notas alguna diferencia?

R. Desde mi punto de vista no ha habido diferencias notables.

B.C. Con lo que sí sigues es con tus músicos de casi siempre, Rafa y Mariano, además de con Eugenio como productor.

R. Sí, Me gusta trabajar con la gente que me siento bien, sobre todo cuando la maquinaria funciona.

B.C. En cuanto a algunas de las letras, esta vez son más directas, menos metáforas, y más a la yugular.

R. Me superó el momento político y social que estamos viviendo y supongo que ése es el motivo, me gusta dejarme llevar por el instinto y las emociones.

B.C. Un disco nuevo en el que la voz está más presente, tiene más presencia,  ¿quizás por la importancia de las letras, porque quieres que se entienda claro lo que quieres decir, o a Eugenio le pareció importante hacerlo así al haber hecho letras más directas y claras?

R. Pues, todas esas cosas las tuvimos en cuenta además de la experiencia de tantas grabaciones anteriores.

Me gustaría vender muchos discos pero no voy a hacer concesiones para conseguirlo.

B.C. ¿Estás más contento con el resultado de éste y de tu anterior disco “A veces cuesta llegar al estribillo”, que con los últimos discos que venías haciendo?

R. Bueno, estoy convencido de que cuando acabo un disco he puesto todo mi empeño en hacer lo mejor que puedo mi trabajo y hasta ahí me siento siempre bien. No es objetiva mi opinión a la hora de comparar.

B.C. Desde Leño siempre ha habido en algunas de tus letras algunas críticas sociales y políticas, ¿en algún momento has pensado que la situación del país podía ir tan bien como para no tener temas de los que hablar en tus letras y quizás tener que hablar más de amor que de guerra?

R. También hablo de amor en muchas canciones, aunque quizá no sea muy evidente, pero entiendo el rocanrol como forma de denuncia y siempre hay temas, desgraciadamente, con los que no nos sentimos satisfechos e incluso nos sentimos agredidos.

Rosendo - Sala La Riviera

B.C. Con este gobierno que le ha “caído” a España, ¿hay alguna diferencia entre el Madrid de cuando empezaste y el Madrid actual, o simplemente todo ha vuelto a ser como antes? ¿Tienes un poco la sensación de haber viajado al pasado?

R. Para bien o para mal Madrid ha cambiado sin posibilidad de retorno, pero me duele sobre todo que en derechos y libertades estemos retrocediendo a tiempos ya casi olvidados y más que se utilice hipócritamente la crisis como pretexto mientras se encubre a los ladrones, como dice una de las canciones de este disco.

B.C. Esto es un poco como volver a la juventud, ¿te sientes de nuevo un peludo, un melenudo?

R. Creo que me sentiré melenudo incluso cuando me quede calvo (risas), pero volver a la juventud no es posible y lo tengo más que asumido.

B.C. En la portada del último disco se ve a Rosendo mirando hacia abajo, quizás porque se avergüenza de la situación del país…

R. Vergüenza torera se llama el disco…

B.C. Y nada más que añadir al respecto. Por ahí decías que “El rock es un lenguaje de contestación ante situaciones sociales injustas” ¿Qué hay de la parte “alegre” del rock and roll, se queda sólo en la música, o a veces ni eso?

R. Lo grande del rocanrol es que incluso cuando despotricamos nos lo pasamos bien (risas).

B.C. Casi no has parado de ser versionado, ¿qué se siente al escuchar tus canciones tocadas por tantos grupos y de tantas maneras diferentes?

R. El que otros músicos dediquen su tiempo a interpretar tus canciones es una especie de reconocimiento que te hace sentir bien y en muchas ocasiones te sorprende las diferentes formas de ver una canción.

B.C. Sin embargo Rosendo no es mucho de hacer versiones…

R. Bueno, ya tengo unas cuantas versiones editadas en varios de mis discos, Antonio Vega, Aute, Antonio Flores, Serrat, Radio Futura, y además algunas las he interpretado en directo muchas veces.

B.C. Y cambiando ahora de tema, ¿cómo está el panorama en cuanto a conciertos, se siguen pagando cachés, se puede vivir con esto? No sé si será cierto pero escuché que te bajaste el caché en el Rock en el Zaidín, y acabaste tocando gratis.

R. Gratis he tocado en contadas ocasiones, por algún motivo razonable, no en el Zaidín, pero igual que el resto de los mortales en este momento y en este país los sueldos van a la baja, aunque afortunadamente sigo viviendo de ello.

B.C. ¿De verdad te hubiera gustado, o todavía te gustaría, entrar en el circuito comercial? ¿De alguna manera no te sientes lo suficientemente agradecido por tu trabajo?

La SGAE es una sociedad que recauda unos derechos que por ley nos pertenecen a los autores y a la que sobrevuelan los buitres como en todo sitio donde se mueve dinero.

R. Entro y salgo en el circuito comercial en función de que alguna canción se considere a la “altura” por no sé que tipo de criterio. Me gustaría vender muchos discos pero no voy a hacer concesiones para conseguirlo.

B.C. ¿Es cierto que a ti y a Leño, no os sentó muy bien, os dieron de lado en algunos aspectos como en la producción de los discos?

R. No exactamente en la producción, más bien en la promoción pero también es algo asumido.

Rosendo - Sala la Riviera

B.C. Cuando empezaste, ¿los mejores productores eran los que se quitaban de en medio? ¿Ves mejoría en España en ese aspecto?

R. Ahora hay personal preparado en cualquier apartado del negocio musical pero yo me siento bien trabajando con mi equipo.

B.C. ¿Hasta qué punto crees que la Movida ensombreció o directamente borró casi a todo lo demás, tanto en música como en cine?

R. La Movida fue una campaña política promocional de Madrid que no tuvo en cuenta muchas de las cosas que tenían sentido en aquel momento, pero hubo y hay vida al margen de “las movidas”.

B.C. Y aparte, ¿qué es la SGAE?

R. La SGAE es una sociedad que recauda unos derechos que por ley nos pertenecen a los autores y a la que sobrevuelan los buitres como en todo sitio donde se mueve dinero.

B.C. Cambiando otra vez de tercio, la gente no para de pedirte temas de Leño o de tus primeros discos, pero tú te resistes a vivir de las rentas y del recuerdo grabando material nuevo y por supuesto tocándolo en directo. No te voy a pedir que me digas nombres pero, ¿tocas alguna que otra canción en directo que no te apetezca mucho, o piensas que puede ser bueno para que la gente más joven que se acerca por primera vez a tus discos y tus conciertos tenga la experiencia de escuchar temas antiguos en directo?

R. Es cierto que hay canciones que  parece que no puedas dejar de tocarlas nunca, pero desde siempre he tocado en directo, incluso he grabado en disco, temas de Leño y pienso seguir haciéndolo porque me gustan, le gustan al público y porque forman parte del repertorio de mi carrera.

B.C. Y por otro lado, ¿cuáles son los temas que más te siguen emocionando tocar en directo?

R. La emoción se transmite y cuando el público en directo se emociona con una canción, en el escenario se multiplica esa sensación. Flojos de pantalón, Agradecido, Maneras de vivir, Pan de higo,… hay muchas.

B.C. ¿En qué momento de tu carrera te has sentido más inspirado, cuál crees que ha sido tu mejor momento?

R. Quedaría bien decir que está por llegar pero hasta ahora ha habido muchos momentos de esos a lo largo del tiempo.

B.C. ¿Cómo llevas lo de la edad en esto de la música? ¿Qué piensas cuando ves o escuchas que gente como Tony lommi, los de los Stones, Lemmy, o Neil Young, por nombrar a algunos, siguen ahí?

R. Me anima a seguir en ello aunque espero saber quitarme de en medio cuando ya no tenga nada que decir.

B.C. No sé si te lo habrán preguntado antes, probablemente sí porque ya te lo han preguntado todo, pero qué contestarías tu a la pregunta que le hicieron una vez a Raimundo (Amador), y que luego le hicieron a Josele (Santiago), quien se remitió a la respuesta de Raimundo, luego te digo la respuesta que dio si quieres. La pregunta era algo así como, ¿qué hubieras sido si no hubieses sido músico o no te hubieras dedicado a esto?

R. Yo siempre he dicho que no sabría ser otra cosa, pero si no me quedase más remedio sería camionero porque me gusta la carretera.

B.C. La respuesta que dio Raimundo y que luego Josele se remitió a ella cuando le preguntaron lo mismo fue: “¿yo? un hijoputa”.

R. (Risas) Yo creo que estos dos personajes nunca serían eso que dicen.

B.C. Y para finalizar, a alguien a quien no le gusta hacer entrevistas, y las lleva haciendo toda su vida, y que le preguntan siempre lo mismo, ¿qué se preguntaría él a sí mismo o que le gustaría que le preguntasen?

R. Tú lo has dicho, no me preguntaría nada.

Compártelo... Share... Share on Facebook95Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Síguenos

Recibe cada nuevo artículo de este blog en tu correo.

Únete a otros 25 seguidores: